Las mejores madres del cine

El séptimo arte siempre ha intentado retratar de la mejor manera posible el amor incondicional de las madres; sus sentimientos, actitudes y visiones han quedado plasmadas en la gran pantalla con el paso de los años, por lo que es casi imposible no haber sentido cariño o empatía con alguna de las mujeres más emblemáticas del cine.

En esta increíble lista, te recordaremos a algunas de las mejores madres de películas.

Queenie (El curioso caso de Benjamin Button)

Tal como lo dice Brad Pitt al final de la cinta, todas las personas nacen para algo; algunas son nadadoras, otras bailarinas y otras son madres. No se puede negar que Queenie (Taraji P. Henson) amó al personaje de Benjamin desde el primer momento en el que lo observó, sin importar que fuese considerado un fenómeno para los demás.

Mientras las personas decían que su hijo era un “freak”, ella lo veía como un “milagro”. Su amor incondicional fue reflejo de que las madres aman a sus hijos por sus sentimientos y no por su aspecto físico.

Sin duda alguna, Queenie tiene un merecido lugar en la lista de madres ejemplares.

Kala (Tarzán)

Si eres uno de esos niños que creció con Disney, recordarás a una amable gorila que decidió adoptar a un bebé humano como su hijo. Kala, sumida en el amor incondicional, dejó a un lado las diferencias notorias que tenía con Tarzán para criarlo con mucho afecto y convertirlo en un gran hombre.

Sólo quiero que seas feliz, no importa qué decidas”, le dijo alguna vez a su hijo.

Con una hermosa canción de Phil Collins de fondo, Kala se convirtió en una de las mejores madres de los clásicos de Disney, luchando contra todo pronóstico por hacer las cosas bien y brindarle felicidad al ser que más amó en toda su vida.

Donna (Mamma Mia)

Al ritmo de la música de Abba, Meryl Streep encarnó a Donna, una hotelera que prepara la boda de su hija. Más allá de la comedia, Mamma Mia nos presentó a una mujer que cometió muchos errores desde que era muy joven, pero que no cambiaría su vida por nada en el mundo, pues cada uno de sus resbalones la llevaron a Sophie (Amanda Seyfried), la persona que la hace sonreír con cada una de sus ocurrencias.

Donna nos mostró que las madres no son perfectas, pero eso no significa que sean malas. Al contrario, las hace más humanas. Aún con sus diferencias, la relación madre-hija de estos dos personajes es uno de los más anhelados en el séptimo arte.

¿Para qué llorar por un padre cuando puedes tener una madre sin igual?

Leigh Anne Tuohy (Un sueño posible)

Sandra Bullock no podía ser ignorada en esta lista. En la película de 2009 “Un sueño posible”, interpretó a Leigh Anne Tuohy, una decoradora de interiores que decide adoptar a Michael Oher, un joven de 17 años que vive en las calles debido a la drogadicción de su madre biológica.

Una noche, Leigh Anne le ofrece abrigo, y poco a poco, se encariña con el muchacho, hasta convertirse en su madre adoptiva, apoyarlo y transformarlo en uno de los mejores jugadores de fútbol americano de Estados Unidos.

A pesar de los comentarios racistas por parte de la comunidad, Tuohy no se detuvo en la crianza del joven Michael (Big Mike), pues su afecto sobrepasaba el rechazo de la sociedad. ¿Acaso eso no es demostrar ser una madre especial?

Sra. Gump (Forrest Gump)

Una lista de madres ejemplares sin la Sra. Gump no es una lista que merezca el reconocimiento del público. El papel de Sally Field es uno de los más recordados por los fanáticos del cine, pues cría a su hijo contra corriente, pese a que no cuenta con una figura paterna que lo apoye.

Quizás lo que más aman las personas de este personaje sean sus consejos, los cuales suenan como consignas que deberíamos aplicar en nuestra cotidianidad.

Mamá dice que la vida es como una caja de bombones, nunca sabe que te va a tocar”.

¿Y para ti cuál es la mejor madre del cine?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.