Netflix confirma su ruptura con Cannes

El festival dejó en claro que no tomará en cuenta las producciones del famoso sistema de streaming por muy buenas que sean.

Netflix llegó a cambiar la jugada en cuanto a películas y las consecuencias han sido graves. Mientras sus series no tienen problemas para establecerse y hasta ganar muchos reconocimientos, sus filmes originales no encuentran un lugar justo, pues técnicamente no encajan en ningún perfil. El servicio de streaming no es enteramente televisión, pero como sus títulos no se estrenan en salas pierden muchos derechos y no son tomadas en cuenta.

El año pasado la película Okja se volvió el símbolo del problema en su paso por el Festival de Cannes. La cinta de Joon-ho Bong dividió a los espectadores por su temática, pero también porque no sabían dónde ponerla porque no era genuino “cine”. La polémica durante el evento sólo aumentó cuando semanas y meses después varios directores hablaron al respecto. Algunos creen que no se les puede considerar películas de verdad, y que más bien deben analizarse como películas para televisión. Por otro lado, también existe un sector que ve hacia el futuro y considera que estos proyectos deben ser reconocidos. Ahora el problema aumenta con la decisión del festival de tomar en consideración a las películas de Netflix y con la empresa eligiendo no mostrar entonces ninguno de sus trabajos.

Hay que reconocer algo muy importante. Ahora que la industria le da mayor importancia a los millones que puede generar una franquicia, muchos proyectos de grandes directores han quedado en el limbo y Netflix (así como otros servicios de streaming) son un buen lugar para desarrollarlos. Cintas como la mencionada Okja o la más reciente Mudo, de Duncan Jones, no habrían tenido oportunidad en salas comerciales y habrían significado un gran fracaso y riesgo para sus directores. Incluso se puede razonar que, en primera instancia, este tipo de películas que ahora son consideradas experimentos de alto riesgo no habrían sido producidas en lo absoluto.

En una reciente entrevista con Variety, Ted Sarandos, ejecutivo de Netflix, confirmó que la empresa decidió no participar en el festival para evitar maltratos por parte de los organizadores. Sarandos considera que si no se trata justamente a sus proyectos entonces no tiene caso asistir:

Queremos que nuestras cintas se encuentren en un terreno justo con cualquier otro director. Existe un riesgo en que nosotros sigamos este camino y que nuestras películas y directores no sean tratados con respeto en el festival. Ellos pusieron el tono. No creo que sea bueno para nosotros asistir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *